Esta es una de las mejores formas de cuidarte sea el día y hora que sea. Los crepes de salmón los puedes tomar como comida, merienda, cena…  Siempre que tengas hambre es una forma sana y estupenda de matar el gusanillo.

Lo mejor de estos crepes es que el relleno lo puedes variar sustituyendo salmón, por pollo, verduras o lo que más te guste!

Lo único que necesitas tener preparado y a mano en la nevera para cuando apriete el hambre son los crepes, que por supuesto los vas a tener que hacer tu! No te preocupes, porque es muy fácil, rápido y en ese poco tiempo podrás hacer suficientes para toda la semana.

Nuestros favoritos son los de remolacha o limón.